MAGDALENAS SINSINSIN Y SIN EDULCORANTES ARTIFICALES, SIN AZÚCAR NI LACTEOS NI FRUTOS SECOS

MAGDALENAS PARA MOJAR EN LA LECHE

Hoy os presento estas magdalenas de toda la vida. Las que ahora se llaman muffins. Las que iban recubiertas con una capita de azúcar tostadita por encima que a mí me encantaba separar de la magdalena y saborear lentamente en la boca.

MAGDALENAS DE TODA LA VIDA

Estas magdalenas me recuerdan a mi infancia: yo vivía en un pueblo pequeño, donde el panadero-pastelero pasaba con su furgoneta por las calles repartiendo su pan hecho en horno de leña, ese pan bueno que sabía a gloría y las magdalenas gorditas, esas que con una ya te llenabas para todo el día y que mojaba en la leche sin cesar.

AZÚCAR… PERO DE COCO

Estas magdalenas tienen la misma capa de azúcar tostada pero de azúcar de coco, por lo tanto SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa), es decir aptas para los intolerantes alimentarios.

MAGDALENAS PARA TODOS

Pero dando una vuelta de tuerca más y queriendo que Intoleranciasmil cada vez llegue más a personas con otras intolerancias alimenticias o alergias alimentarias, estas magdalenas son aptas para aquellos que tenemos actividad DAO reducida pues sólo llevan la yema del huevo, son aptas para los que son alérgicos a la proteína de la leche de vaca (APLV) pues lleva bebida vegetal, no llevan frutos secos, son aptas para los diabéticos pues llevan azúcar de coco que no eleva el nivel de azúcar en sangre perjudicialmente.

SIN ADITIVOS

Este puede que sea uno de los SIN más importantes, no ya sólo para la gente con problemas digestivos, sino para todas las personas, puesto que es importante que nuestros alimentos sean lo más naturales posibles y no añadan un extra de exógenos que pueden ser perjudiciales para la salud. Por eso siempre os recomiendo que vuestros ingredientes para las recetas sean de un origen garantizado y de buena calidad.

CONSERVACIÓN

Precisamente por tratarse de un dulce que no es de origen industrial, la conservación ha de ser más cuidadosa. No es un dulce de larga duración que se mantenga perfecto, ya que no lleva conservantes.

Mi consejo es que lo consumáis cuanto antes, pero si no no lo dejéis en la cocina sin más. Mejor refrigerado en la nevera (heladera) e incluso lo podéis hasta congelar para tener siempre en la reserva. Con un golpe de microondas para despertar el sabor en el primer caso o con un descongelado paulatino y ese golpecito final antes de consumir, gozaréis de unas muffins como recién hechas.

OTRAS MAGDALENAS/MUFFINS MIL

Me gustaría recopilaros para el acceso directo, otras muffins que he ido haciendo en el blog, y que os encantarán tanto como esto, y tened por seguro que otras más vendrán.

Os dejo los enlaces:

MINIMUFFINS DE ZANAHORIA

MUFFINS DE CHOCOLATE BLANCO Y NIBS DE CACAO

COULANT FANTASMA

MUFFINS DE DOBLE CHOCOLATE SINSINSIN

COULANT DE CHOCOLATE BLANCO

COULANT DE CHOCOLATE NEGRO

RECETA

INGREDIENTES

  • 100 gr. de harina de arroz.
  • 50 gr. de almidón de maíz (lo podéis sustituir por la misma cantidad de harina de arroz).
  • 2 yemas (yo he usado dos yemas) o 1 huevo tamaño L.
  • 125 ml. de bebida de avena ( yo he usado bebida de avena) o cualquier otra bebida vegetal o leche sin lactosa.
  • 40 ml de aceite de oliva.
  • 70 gr. de azúcar de coco (yo he usado azúcar de coco), 7 gr. de sucralosa u otro edulcorante*.
  • 10 gr. de bicarbonato o bien de levadura royal.
  • Ralladura de limón y de naranja (opcional).
  • Canela de Ceylan.

*Para ver la tabla de conversión de los edulcorantes al que más os guste u os sea apto, aquí tenéis este artículo de mi otro blog El Planeta de los Sines:

TABLA DE EDULCORANTES.

-ELABORACIÓN-

Precalentamos el horno a 180º C mientras que vamos preparando nuestras magdalenas.

Rallamos la naranja y el limón, sólo la parte de la corteza pues la blanca amarga.

Batimos el huevo, el edulcorante o azúcar de coco, el aceite y la bebida/leche junto con las dos ralladuras y la canela.

Incorporamos las harinas y el bicarbonato tamizando todo y poco a poco y vamos mezclando con movimientos envolventes para que quede bien integrado y que no nos baje.

Metemos nuestras cápsulas en moldes de flanera; las mías eran muy grandes, así que las he metido en vasos altos.

Rellenamos hasta 3/4 de la cápsula, para evitar que cuando nos suban, no se desborde todo el contenido.

Horneamos 40 minutos a 180ºC.

Ese fue el tiempo que yo empleé porque eran muy grandes mis magdalenas.

Deberéis estar atentos y pincharlas con una brocheta hasta comprobar que os salga limpia.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *