FLORES DE CUARESMA O DE CARNAVAL

Vuelvo por aquí con este postre que completa el segundo menú de Cuaresma y qué mejor forma de acabar la comida que con este postre tan rico, presente estos días en muchos hogares manchegos, pero que debido a que la gastronomía se universaliza, lo puedes encontrar en cualquier zona de España.

POSTRE MANCHEGO.

Es un postre o dulce antiquísimo, que se conoce con diversos nombres: Flor frita, flor de lis, floreta o florón,  de esos que se conocen como postres que no necesitan horno, simplemente un cazo o sartén y es curioso que los moldes solían pasar de madres a hijas junto con la receta.

FLOR SINSINSIN.

Yo he hecho mi particular versión adaptada al SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) apta para todos los intolerantes alimentarios, y permitiéndome la licencia de que, como no puedo tomar miel ni azúcar, las he rebozado en sucralosa y una ganache de chocolate. Aunque un buen chorrito de sirope de arce o de arroz también habría quedado genial.

VERSATILIDAD DE LA RECETA.

Para hacer estas flores necesitamos un molde que yo adquirí muy baratito en las típicas tiendas orientales del barrio, pero si no lo encontrais, no pasa nada: la receta os viene genial para hacer unos buñuelos de Pascua. Sólo necesitas dos cucharas para ir echando la masa en el aceite caliente y si os apetece, rellenarlos de cualquier crema pastelera o de chocolate.

ORIGEN.

El origen de las flores fritas es incierto: En Extremadura, Castilla la Mancha (zona del Campo de Calatrava) y Castilla León se preparan en Semana Santa; en Galicia se las llama “flores de entroido” y se preparan para Carnaval.

Su forma es similar a la de la Cruz de Calatrava, que era una Orden Militar que estuvo muy presente en los tiempos de la Reconquista en la zona de Ciudad Real; es una cruz de cuatro brazos iguales, con flores de lis en los extremos. Hay quienes atribuyen un origen árabe a este postre, debido al influjo que la cultura musulmana tuvo en nuestro territorio durante siglos en todos los ámbitos y no sólo en la gastronomía, es frecuente encontrar vestigios de estos habitantes en nuestros platos que han llegado a nuestros días.

RECETA.

INGREDIENTES

  • 1 huevo.
  • Un chorrito de esencia de vainilla.
  • Ralladura de un limón (opcional).
  • 100 ml. de leche sin lactosa o vegetal.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharada de sucralosa.
  • 100 gr. de almidón de maíz.
  • 100 gr. de fécula de patata.
  • Aceite de girasol o de oliva, para freir.

DECORACIÓN

  • 100 gr de chocolate negro SINSINSIN.
  • 100 gr de nata sin lactosa.
  • Sucralosa para espolvorear.

ELABORACIÓN

Poner en un cazo hondo el molde para hacer las flores a calentar en abundante aceite de girasol.

Una vez que el molde esté caliente, se introduce el mismo en el bol donde tenemos la masa pero sin llegar hasta el final del molde pues de lo contrario no se va a poder desprender bien la masa del molde. Se mete a freir y se da un pequeño golpe para que se desprenda la flor del molde. Si no se desprende, podemos ayudarnos de un tenedor.

Darle la vuelta a la flor en el aceite.

Entre flor y flor hay que calentar bien el molde en el aceite, pues de lo contrario la flor no se va a despegar bien del molde y nunca llegar hasta el fondo del molde para que se pueda desprender con facilidad.

Las ponemos en papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Espolvoreamos con sucralosa.

Se derrite en un cazo el chocolate junto con la nata sin lactosa y se deja enfriar. Se moja la flor en la mezcla y ya las podemos tomar.

LINDA FLOR.

Qué bonito el jardín de mi cocina. Lleno de flores que, como en un Edén, puedo coger y comer. Un florido rincón en el que os invito a todos mis amigos del blog a compartir esta belleza comestible.

Aroa I.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *