ROSCON DE REYES


Menú Navideño nº 1.: Postre.

EL DESEADO ROSCON

Hola mis sines!! Pues sí, ha llegado. Es el momento de presentaros mi roscón SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa). Me hace especial ilusión poder compartir con vosotros este dulce tan tradicional de Navidad pues detrás de él hay una historia de superación personal, mi pequeña historia. La historia de Aroa intolerante a casi todo, !salvo a tirar la toalla!

Hace un año…

El año pasado, por estas fechas, llevaba ya 5 meses de dieta restrictiva en la que había perdido no mucho peso, pero como siempre he sido delgadita, se me notaba bastante. Tenía que soportar de continuo los comentarios, en ocasiones maledicientes, de gente que desconocía mi situación. Quizá que yo estaba más sensible de lo normal, pues las intolerancias alimentarias también afectan emocionalmente y al estado de ánimo. En otros momentos eran palabras de apoyo y ánimo, enormemente importantes para mí.

Noche de Reyes.

Llegó la noche de Reyes el año pasado; en casa siempre ha sido una noche mágica (sobretodo, desde que están los sobrinos, porque con ellos es todavía más especial) en la que hemos cenado algo ligero y nos hemos reservado para el roscón, con el chocolate calentito, junto a la chimenea y con la luz de las velas (es verdad, ¡¡aunque suene muy típico de película que televisan en Navidad!!). Ponemos el vasito de leche para los camellos y las galletas para que los reyes magos repongan fuerzas. Pues en este ambiente tan bucólico, yo tuve que prescindir de esta tradición, ya que no encontré en ninguna pastelería de Murcia, ningún roscón que pudieran adaptarlo a mí. Siempre empleaban algún edulcorante o tipo de harina de la que yo no podía tomar.

Cambio de actitud.

En esta situación, me propuse cambiar totalmente el chip y sacar mi vena cocinillas que siempre he tenido, pero que, debido a mis limitaciones, he tenido que agudizar. Desde entonces, he estado en los ratos libres leyendo y leyendo, y experimentando en la cocina para hacer mi vida de nuevo más normal. Pasados unos meses, me animaron a compartir todo esto con gente que se encontraba en la misma situación que yo, hasta que hace un mes aproximadamente, abrí el blog, pues ya el Instagram se me quedaba corto a la hora de transmitir todo lo que quería comunicar.

Balance positivo a pesar de todo.

No ha sido un año fácil, para nada y no sólo debido a mis intolerancias, sino a situaciones externas y trágicas que nos sobrepasan y con las que no contamos y que también afectan a nuestro segundo cerebro: el intestino delgado, pero me propongo seguir en esta dinámica para intentar ayudar a todos los que se encuentran, sobre todo al principio, tan perdidos como yo estaba.

El de siempre… pero SINSINSIN.

Y metiéndonos ya en harina, y nunca mejor dicho, he tenido que hacer muchos experimentos hasta llegar a este roscón. Roscón en el que he puesto mucha ilusión y os puedo asegurar que no tiene nada que envidiarle a los de toda la vida. Quería hacer un roscón que estuviera a la altura de las circunstancias y que no experimentara ningún sabor “raro”, así que cuando conseguí el realmente bueno, hice una cata a ciegas en la familia (lo siento, pero son mis conejillos de indias) y ninguno supo diferenciar cuál era el SINSINSIN.

RECETA

-INGREDIENTES-

Prefermento:

75 gr. de harina de arroz.

75 gr. de leche semidesnatada.

5 gr. levadura fresca (2 gr. de levadura seca).

Roscón:

155 gr. de harina de arroz.

7 gr. de almidón de maíz

35 gr. de almidón de tapioca.

9 gr. de sucralosa.

1 pizca de sal.

6 gr. de goma xantana.

60 gr. de mantequilla en pomada.

huevos grandes.

15 gr. de levadura fresca (5 gr. de levadura seca). 

80 gr. leche semidesnatada templada.

5 ml. de agua de azahar.

1 cucharada de esencia de vainilla.

100 gr. de clara de huevo (3 huevos).

Ralladura de un limón y de una naranja.  

1 huevo batido para pintar. 

Decoración:

Pistado (o almendra) laminado y/o picado;

Relleno:

Nata o crema pastelera.

-ELABORACIÓN-

Preparamos nuestro prefermento con antelación. Podemos hacerlo por la tarde/noche previa a la elaboración del roscón para que nos vaya generando unos ricos aromas. Será un potente aditivo y saborizante, pero plenamente natural. Para hacerlo simplemente juntamos los ingredientes de forma somera haciendo una pasta.

Lo dejamos reposar un rato a temperatura ambiente y despues en la nevera hasta que lo utilicemos.

Se mezclan las harinas y almidones y el prefermento, junto con la sucralosa, sal y goma xantana por un lado.

Calentamos la leche hasta el punto de ebullición, con unas tiras de la piel de una naranja y un limón. Yo le añado un chorrito de esencia de vainilla. Cuando hierva, lo retiramos del fuego y lo dejamos infusionar.

Con la leche ya templada, añadimos la levadura hasta que se deshaga y se añade los huevos y las claras de huevo y el agua de azahar.

Mezclamos las dos combinaciones y se añade las ralladuras. Durante unos minutos hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Añadir la mantequilla en porciones poco a poco, e ir mezclando hasta que no se aprecie visualmente. 

Formamos una bola con ayuda de almidón de maiz sobre la mesa.

Dejamos fermentar unas dos horas a temperatura ambiente. Lo podéis guardar, después de una media hora fuera, en la nevera, para hornear al día siguiente. Así tendrá más sabor todavía por la fermentación en frío ralentizada.

Formamos el rosco como más os guste de forma. Yo me ayudé echando aceite en mis manos, y haciendo en circulo del centro primero con dos dedos. Lo pintamos con huevo una primera vez.

Dejamos reposar una hora el roscón tapado con algo para que no se reseque. Yo lo metí en el horno a 50 grados aproximadamente. También podéis meterlo en el horno apagado con un vaso con agua muy para que suba un poco la temperatura.

Pintar con huevo batido, y echad los frutos secos si os gustan. Yo opté por pistacho, porque no tolero muy bien la almendra.

¡Al horno!

Horneamos a 220 grados durante 10 minutos. Podemos hacer el truco del vaso de agua hirviendo en la bandeja que hayamos metido durante el precalentamiento del horno. Esto genera vapor y hace que ayude a subir el roscón.

Depués, se cocina a 180 grados 20 minutos más, hasta que tenga un color dorado y la textura esté firme, pero sin acabar de cocinar del todo.

Sacarlo y decorar como se quiera. Yo sin fruta escarchada, por la intolerancia a la fructosa.

Lo volvemos a meter al horno unos 5minutos más. Para saber si está hecho, la tecnica del golpecito en el culo del rosco. Si suena hueco, como un tambor, está.

Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Variaciones.

Con… sin… el debate del relleno.

El roscón tradicional más heretodoxo se come sin relleno. Yo admito que soy super fan de la mezcla de una buena nata con el pan dulce del roscón. Lo encuentro mucho más jugoso. También, dentro de esta costumbre más moderna, están los que lo quieren solo de crema. Incluso los venden mixtos. Para añadir más opciones, hice uno de chocolate relleno de idem, y que os presentaré en un publicación venidera.

Por encima.

Lo mismo pasa con el topping del roscón. ¿Qué hogar no ha vivido la pelea por quitar, o desear, esa fruta escarchada? A unos los horroriza. Otros se pirran por ellas. Lo tengo facil yo: SINSISN.

Noche mágica.

No voy a desvelar aquí la verdadera identidad de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Pero para mí sigue teniendo una especial magia ver la sonrisa de los niños al despertar y ver los regalos. Yo me siento un poco más niña cuando los veo emocionada, recibiendo mi regalo, y disfrutando de ese pedacito divino que sabe a tradición. 

Aroa I.M.

14 comentarios sobre “ROSCON DE REYES

  1. Aroa lo dicho … ! Quiero que me adoptes!…… Creo que pronto tendrás que reconvertirte y dar clase de cocina sin sin sin . Yo me apunto.
    Que pinta tiene, creo que debe de estar riquísimo.

    1. Jajjajajjajajaj…me lo han comentado ya varias veces. Me dedico a algo totalmente distinto a la cocina. Me pensaré lo de la adopción. Saludos!!!

  2. Hola! Lo primero de todo, muchas gracias por tus recetas, nos haces la vida más fácil a los intolerantes!!
    Quería preguntarte, en el horno, ¿Arriba y abajo?, ¿Solo abajo?.
    Gracias!

  3. Hola, entiendo que de los dos huevos se separan las claras de las yemas y se juntan después? Me he perdido en esa parte

    1. Hola Aurora, el roscón es totalmente apto para los intolerantes a la fructosa. Como bien digo en la receta, lo importante esta en la masa. Yo tolero unos poquitos pistachos y por eso se los puse pero avisando de que cada uno opte por la decoración que mejor le venga. El único ingrediente mas discutible es la goma xantana y se puede tomar con moderación.Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *