MOCHIS

Terminando con esta semana especial oriental, hoy vuelvo con un postre que ya he compartido con todos vosotros en mi Instagram de Intoleranciasmil, pero que quería que quedara constancia del mismo en el blog para poder compartir con vosotros el making of de estas divertidas bolitas rellenas de helado que os van a encantar.

EL DIVERTIDO POSTRE DE LOS RESTAURANTES JAPONESES.

¿Quién no ha ido a un restaurante japonés por primera vez y cuando ha llegado la hora del postre ha pensado: con qué me sorprenderán después de la comida? ¿Qué tendrán ellos equiparable a nuestro flan, tarta de la abuela, leche frita…? Pues uno de sus postres más estandarizados son los MOCHIS.

DULCE DE LOS NIÑOS JAPONESES.

Los mochis son unos dulces de arroz muy tradicionales en Japón, que se comen por las calles como golosina para los niños, y son unos bizcochitos de arroz con forma redondeada y textura gomosa que os recordarán a las gominolas de toda la vida. Se han universalizado tanto que ya en lineales de algunas cadenas de supermercados los podéis encontrar congelados.

SINSINSIN… Y SIN AZÚCAR.

Ahora bien, nosotros los “fructuosos(intolerantes a la fructosa) no podemos tomar los que venden pues tienen nuestro veneno particular: el azúcar, así que os planteo mi propia versión SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) y por supuesto, sin azúcar.

ARROZ GLUTINOSO… ¡SIN GLUTEN!

Están hechos con harina de arroz glutinoso (no penséis que lleva gluten. Se llama así pero no tiene gluten) y rellenos de un helado apto para nosotros. Yo utilicé unos helados caseros que en breve compartiré con vosotros para el veranito que se aproxima. En mi instagram tenéis algunos que podéis utilizar de base.

EN TIENDAS DE PRODUCTOS CHINOS O INTERNET.

Son muy fáciles de hacer. Simplemente tenéis que comprar harina de arroz glutinoso. Yo la encontré en una tienda de chinos. Preguntad y veréis como al final dais con ella. De lo contrario, en internet hay tiendas online que la venden.

PARA LOS PEQUES.

A todos les encantará este postre pero sobre todo si tenéis niños: esa explosión del helado con la textura de gominola del mochi os va a sorprender.

Imaginad una cena de este verano con invitados y sacáis este postre a la hora de tomar el café y decís que los habéis hecho vosotros: da para mucha conversación, os lo aseguro.

TIPS.

Para que os sea más facil hacerlos os doy un truquillo: yo usé un molde para hacer hielos semicirculares que hacen el tamaño perfecto para luego formar los mochis vertiendo helado dentro del molde.

Os recomiendo también que si hacéis el helado lo preparéis como una musse que luego congelamos para que al deshacerse tenga consistencia el mochi. Podemos hacer el helado con una base de nata sin lactosa semimontada y después añadir el sabor del helado.

Además se pueden comer con el helado tal cual o dejar que se descongele refrigerado y que acabe siendo por dentro una musse cubierta de gominola de arroz.

Los podemos congelar perfertamente y tener siempre listos como helado o dejar que se descongelen como deciamos antes.

RECETA.

-INGREDIENTES-

  • 150 ml. de agua.
  • 125 gr. de harina de arroz glutinoso.
  • Un par de cucharadas de Sirope de arroz, arce u otro edulcorante que toleréis (5 gr. de sucralosa o 57 gr. de dextrosa).

-ELABORACIÓN-

Podéis templar un poquito el bol de agua en el microondas y echar un par de cucharadas de sirope de arroz o la sucralosa u otro edulcorante hasta que se disuelva.

Después echáis la harina y mezcláis un poquito con una cuchara hasta que esté más o menos homogéneo.

Tapamos con film y se mete al microondas a 600 w dos minutos.

Se saca y se revuelve la masa para que se haga entera bien.

Lo volvemos a meter en el microondas otro minuto y si tiene una textura gomosa y translúcido está listo.

Enharinar bien la mesa con maicena o harina de arroz convencional, y echar la masa sobre ella, cubriendo bien con más harina porque estará super pegajosa.

Estiramos con la mano o ayudandos con un rodillo haciendo una especie de rectangulo de un centímero de grosor aproximado, sin que quede excesivamente fino para que no se rompa.

Cortamos en cuadrados del tamaño un poco mayor que la palma de la mano y ponemos una bola de helado en el centro.

Vamos “embolsando” ese helado cogiendo de las cuatro esquinas hacia el centro y lo vamos encerrando.

Lo podemos comer con el helado tal cual, o meterlo al frigorífico (o heladera) para que se deshaga quede más cremoso por dentro.

JAPÓN.

Uno de mis más míticos viajes deseados es Japón y sé que alguna vez iré allí porque me encanta su cultura y su especial concepción de la vida.

Estos mochis son puro manga y es un festín japones del que os saldrán lagrimitas y rallos de luz de dibujo animado del gusto que da comerlos.

Aroa I.M.

4 comentarios sobre “MOCHIS

  1. Bueno, bueno! A buscar esa nueva harina! Seguro que es una delicia! Cuando lo haga, ya re contaré! 👍👏👏👏❤❤❤

    1. Hola Rosa, yo no conozco ninguna que sea sin fructosa ni sorbitol. El helado que empleé para hacer los mochis es casero. Casualmente hoy he colgado un helado de café. Si tu encuentras uno apto, coméntame. Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *