CHOCOFLAN

UN POSTRE DIVERTIDO PARA EL FIN DE SEMANA.

Vuelvo por el blog con un postre de estos que podemos hacer antes de que las temperaturas suban pues necesita más de una hora en el horno, así que mejor lo preparamos ya y lo tomamos pues os va a encantar y no lo dejamos para estos meses venideros, cuando el calor aprieta, al menos en mi tierra, y con el horno encendido, mi cocina hace también la función de sauna.

HÍBRIDO DE CLÁSICOS.

Es un postre que aúna dos clásicos: por un lado el brownie de chocolate y por otro el flan de toda la vida; pero no penséis que están hechos en tiempos diferentes o que he puesto uno encima del otro. No no, se echa todo al mismo tiempo, de hecho, primero se prepara la mezcla del brownie y después se incorpora la del flan pero él solito (que es muy listo) se da la vuelta en el horno y queda arriba el brownie y abajo el flan, después al desmoldarlo tiene el orden inverso; de ahí su nombre de FLAN MÁGICO o PASTEL IMPOSIBLE porque se invierten las mezclas. En Sudamérica se le llama PASTEL DIPLOMÁTICO, me imagino que será por eso como se dice en mi tierra: juntos pero no revueltos.

SIN MIEDO.

Os prometo que me daba mucho miedo este pastel pues temía tanto el desmoldarlo como el que se mezclara todo en el molde y se formara un totum revolutum que quedara fatal de aspecto pero bueno de sabor. Pues os voy a contar un secreto: tuve que hacer dos, no porque el primero quedara mal, todo lo contrario; fue porque lo preparé y me fui y cuando llegué a casa me encontré que se habían tomado la mitad y yo quería hacer fotos del pastel entero y de la porción.

Obvia decir que es SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) pues yo no le puse caramelo líquido sino sirope de arce o de arroz.

TIPS PARA QUE QUEDE GENIAL.

Es necesario un molde que tenga forma de corona, es decir, que tenga un agujero en medio independientemente de si es ondulado o no. Si el molde es de metal, os resultara más fácil pero yo como no tengo ninguno de metal, lo hice con el de silicona y ya veis que el resultado es espectacular.

Es necesario tapar el molde con un papel de aluminio haciéndole un agujero que actúe como chimenea.

Yo no puedo tomar caramelo líquido, así que puse en uno sirope de arroz y en el otro de arce para engrasar el molde. Si le ponéis caramelo líquido tanto si es casero como comprado, es necesario que esté a temperatura ambiente.

IMPORTANTÍSIMO:

No se os ocurra desmoldarlo en caliente o correréis el riesgo de que se os rompa. Si no podéis esperar para desmoldarlo, metedlo un rato al congelador sin que llegue a congelar por supuesto; aunque os recomiendo que lo hagáis de un día para otro para que los sabores estén más consolidados.

RECETA DEL BROWNIE.

-INGREDIENTES-

  • 80 gr. de mantequilla sin lactosa
  • 125 gr. de chocolate apto para los fructuosos (yo uso el negro de Frusano).
  • 3 huevos.
  • 55 gr. de harina de arroz.
  • 35 gr. de almidón de maíz (para los que no lo toleréis, ponedle los 80 gr. de harina de arroz).
  • 12 gr. de sucralosa o 120 gr. de azúcar o edulcorante que toleres
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo.

RECETA PARA EL FLAN.

-INGREDIENTES-

  • 12 gr. de sucralosa.
  • 300 ml. de leche sin lactosa o vegetal.
  • 4 huevos.

ELABORACIÓN

Ponemos en un molde sirope de arroz o de arce, o bien caramelo líquido si tolerais el azúcar, pero siempre a temperatura ambiente y con una brocha lo vamos esparciendo hasta cubrir todo el molde.

Fundimos la temperatura en el microondas o al baño María. Si lo hacemos en el microondas, hacedlo a intervalos cortos pues de lo contrario os puede estallar en el microondas y ponerlo todo perdido como a mí me paso y después os toca sacar los productos de limpieza.

En el bol donde hemos derretido la mantequilla incorporamos el chocolate cortado en trocitos pequeños y lo mezclamos con una varilla manual hasta que se funda.

En otro recipiente echamos los huevos con la sucralosa, azúcar o edulcorante que hayamos usado y lo batimos bien hasta que blanquee la mezcla.

Vertemos esta última mezcla sobre la del chocolate con la mantequilla y con ayuda de una espátula lo integramos bien.

Es el momento de incorporar el cacao en polvo y las harinas tamizadas.

Lo mezclamos todo muy bien y echamos la mezcla en el molde dándole golpecitos para que asiente bien y quede regulado.

Ahora hacemos la parte del flan: para ello en un bol batimos los huevos junto con la sucralosa (o azúcar o edulcorante) hasta que blanqueen.

Añadimos la leche y lo removemos bien para que quede una mezcla homogénea.

Una vez que la mezcla del flan la tenemos hecha, la vamos echando con cuidado sobre la mezcla del brownie con la ayuda de la parte trasera de una cuchara para frenar su caída.

Metemos el molde al horno al baño María con el horno precalentado a 180º y se cocina durante unos 80 minutos aproximadamente. IMPORTANTE: el recipiente donde hemos metido nuestro molde en el horno no tiene que estar de agua hasta arriba, sólo hasta la mitad.

Pinchamos con un palillo y cuando salga limpio o húmedo pero no líquido podemos sacar del horno con cuidado.

Lo dejamos reposar hasta que se enfríe y lo metemos al frigorífico. Hay dos opciones: o dejarlo de un día para otro que es lo normal o bien lo metemos un ratito al congelador y ya podemos desmoldarlo.

PARA TODA LA FAMILIA.

Aunque parezca difícil de hacer, es muy sencillo. Y si tenéis niños, ponedlos a que os ayuden, quedarán fascinados al ver que se invierte el orden de las mezclas y así le inculcareis el amor por los fogones y podréis tener vuestros particulares masterchef junior en casa.

Aroa I.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *