PASTA FRESCA SINSINSIN

EL PLATO MÁS INTERNACIONAL DE ITALIA.

Hoy os presento com muchísmima alegría una receta de pasta fresca SINSINSIN (SIN gluten, SIN fructosa y SIN lactosa). Puede que sea, junto con la pizza, el plato que más se ha expandido por todo el orbe. No hay casa en que no se coma, al menos una vez a la semana, pasta italiana.

PASTA AL HUEVO.

Esta versión es con huevo, como la más clásica. El sabor es increiblemente sabroso, y muchísimo más rica que la versión comercial. Los sabores que toma la pasta del aceite de oliva junto con el sabor del huevo, multiplican la distancia de ricura en comparación con la que compramos.

COMERCIAL VS. CASERA.

Es indudable que en las tiendas podemos encontrar pasta de muchísima calidad, y para que la gente que no tenga esa maña, o tiempo o ganas, siempre hay alternativas que nos facilitan la vida. Para quienes os gusta pringaros las manos y llevaros al estómago algo hecho por vosotros mismos y que sepa a cariño… ¡Esta es vuestra receta!

Para los intolerantes alimentarios ya sabéis que las opciones se acortan en cuanto a encontrar este tipo de comidas. Ya no me refiero a poder comerlo en un restarurante que, por lo menos a día de hoy, yo no me imagino conseguirlo, si no a comprarla tal cual y totalmente apta.

Así que no nos queda otro remedio que preparla nosotros mismos, pero os puedo asegurar, que es un proceso entretenido, pero no tan complejo como podríamos pensar. Y así es como se detalla.

RECETA.

-INGREDIENTES-

  • 200 gr. de almidón de tapioca.
  • 150 gr. de almidón de maíz (maicena).
  • 1 cucharada de almidón de tapioca (para el chicle de tapioca).
  • 75 gr. de harina de arroz.
  • 2 huevos (si no toleráis el huevo lo podemos cambiar por agua).
  • 2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharada de goma guar.
  • 1 cuchadita de café de sal.

-ELABORACIÓN-

Mezclamos en un bol todos los ingredientes secos y hacemos un volcán en el centro.

Hacemos el chicle de tapioca (chuño). Abajo os explico cómo se hace.

Tenemos que usarlo todavía caliente porque si no pierde sus propiedades elásticas. Cuidado al mezclarlo porque puede quemar un poco.

Echamos los dos huevos y el chicle de tapioca y vamos mezclando con las harinas.

Como muchas veces me preguntáis, y aunque se puede hacer a mano, yo utilizo esta amasadora y me va genial:

https://www.amazon.es/gp/product/B01IDFVQFG/ref=as_li_tl?ie=UTF8&camp=3638&creative=24630&creativeASIN=B01IDFVQFG&linkCode=as2&tag=intolerancias-21&linkId=5afc480ad7a36139dcdde03e59e7b886

Hacemos una bola cuando ya estén bien integrados los ingredientes y la masa se vuelva más elástica.

Ahora tenemos dos opciones: de nuevo a mano o a máquina.

Si lo hacéis a mano estirad la masa, o una porción de ella, hasta que quede de un grosor moderado: entre dos o tres mm. aproximadamente. Tened en cuenta que al cocer aumentará de grosor bastante.

Una vez estirada nuestra plancha de masa, podemos cortar longitudinalmente con un cuchillo o con un cortapizzas, vamos haciendo nuestros tallarines de medio centímetro aproximadamente.

Podemos doblar, con cuidado, la masa hanciendo una especie de rulo pero sin aplastar, y así será más fácil ir sacando las tiras de pasta.

Si la hacéis con máquina de pasta la hacemos como siempre pero con cuidado de que no se nos rompa. Recordad que esta pasta no lleva gluten. Dejad la pasta de gruesa como a tres posiciones antes de la más fina.

Ponemos agua a hervir, y cuando hierva, echamos un puñado de sal y los tallarines.

Sabremos que están hechos cuando empiecen a flotar. Esto será como a los 4 ó 5 minutos. Pero id probando porque se hacen muy rápidos y no necesitan mucha cocción.

RECETA DEL CHICLE DE TAPIOCA.

El chicle de tapioca hace la función, en parte, del gluten que no llevan nuestras harinas. Es una masa muy pegajosa y elástica. Para hacerla pesamos unos 50 gr. de agua en una sarten y en frío añadimos una cucharada de almidón de tapioca y lo mezclamos hasta que se disuelva.

Lo llevamos al fuego y sin parar de remover con una cuchara se irá espesando y volviéndose transparente hasta que se quede una masa pegajosa y viscosa.

Es una técnica que me tiene encantada y la iré usando en más panes y masas. Aquí tenéis algún ejemplo previo en este enlace donde ya la usé.

RECETA DE LA SALSA.

-INGREDIENTES-

Un cazo de caldo de gambas (preparado con 250 gr de gambones).

1 brick (200 ml.) de nata (crema de leche) para cocinar.

-ELABORACIÓN-

Echamos el cazo del caldo de gambas (camarones) en una sarten caliente.

Para preparar este caldo usamos las cabezas y las cascaras de nuestras gambas.

Llevamos el caldo a ebullición y dejamos que reduzca durante unos minutos hasta consumirse casi del todo.

Cuando el caldo haya desaparecido y nos quede un caramelo en el fondo de la sarten, vertemos la nata.

Removemos bien y cocinamos unos 5 minutos, sin que llegue a espesar mucho pues al enfriarse se hará más espesa.

Yo cociné las gambas con un soplete de cocina, pero las podéis hacer en una sartén con aceite o mantequilla. Os doy un truco: si usáis una cucharada de ghee (mantequilla clarificada), tendrá un sabor super elegante y pronunciado.

Montamos el plato y le podemos rallar o espolvorear un poco de queso parmesano o similar que no lleve lactosa.

MAQUINA DE PASTA.

Hace ya bastante tiempo que adquirí una de estas macchina di pasta y han sido innumerables las veces que me ha hecho super feliz. Es parte irrenunciable de mi patrimonio e irá conmigo donde vaya. No son nada caras y hacen la vida más fácil, y os digo una cosa, a los niños les encantará jugar con ella a cocinar. La mía es la mítica Imperia, pero hay muchísimas opciones, incluso electricas.

AroA I.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *