CANELÓN DE CALABACÍN

HACER DE LO SENCILLO ALGO BONITO Y VISTOSO.

Vuelvo por aquí con un plato súper sencillo pero muy resultón visualmente.

MENÚ PARA TODOS.

Este fin de semana, tenía que organizar una comida y no me apetecía para nada hacer dos menús distintos: uno para mí y otro para el resto de personas sin intolerancias alimentarias.

Así que me lancé al delantal y preparé un menú sencillo SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa, siempre que se tolere un poco de calabacín) para todos los comensales.

He de decir que me hizo sentir genial pues en ningún momento me sentí excluida, culinariamente hablando.

En breve os pondré el resto de platos que preparé y el postre, veréis que es muy sencillo pero sirve para que todos podamos tomar lo mismo sin liarnos mucho.

LA REINA DEL CALABACÍN.

El calabacín es mi fiel amigo; desde que comencé la fase de reintroducción alimentaria es de las pocas verduras que tolero bien, siempre en cantidad moderada, no me puedo tomar uno entero. De hecho, el canelón está hecho con un calabacín pequeño y corté seis rodajitas muy finas.

LA PRINCESA DE LOS MARES.

Lo acompañé de unas lonchas de salmón ahumado; normalmente lo preparo yo, pero en esta ocasión, no tenía tiempo así que recurrí a las vitrinas de un supermercado alemán que prolifera por todas las ciudades, pues es el único donde he encontrado salmón que solo lleve como añadido sal; el resto suele llevar azúcar o cualquier otro componente no apto para nosotros.

También usé unos langostinos hermosos que cocí en un poco de agua y sal y los corté en trocitos. Y empleé una quinoa de colores que cocí en el agua donde había cocinado los langostinos, para que tuviera más sabor, habiendo retirado previamente la espuma.

RECETA.

-INGREDIENTES-

  • Láminas de calabacín.
  • Lonchas de salmón ahumado, aptas para nosotros.
  • Quinoa.
  • Langostinos cocidos.

-ELABORACIÓN-

El proceso de elaboración es bien sencillo. Con un pelador de verduras, sacáis unas 5 o 6 por persona. Procurad que sean del mismo tamaño.

Poned dos cazos con agua a calentar. Cuando comience a hervir el agua, se echan de una en una las láminas, la dejas unos 10 segundos y las pasas al otro cazo y así con cada una.

Esto es el sistema de la doble cocción que ya os he comentado en alguna ocasión que sirve para que en el primer cazo quede toda la fructosa.

Se ponen las laminas a escurrir en un papel absorbente y evitando que se peguen.

Sobre una tabla de cocina se pone papel de film y se van montando las láminas una encima de la otra haciendo escalones.

Encima de las laminas de calabacín, se ponen las lonchas de salmón ahumado, procurando que tapen todas las laminas.

Posteriormente, mezclamos en un plato la quinoa y los langostinos cocidos cortados en trocitos y lo echamos sobre las láminas de calabacín.

Ahora viene lo más difícil del proceso y es conseguir que no se nos desmonte todo el canelón. Para ello, usamos una espátula y nos ayudamos del papel de film y ya está.

Ya tenemos un entrante de comida o cena ultra fácil, super rico, bonito y muy nutritivo.

OTRAS FÓRMULAS.

Yo le puse salmón, langostinos y quinoa, pero podéis optar por cualquier otro relleno: ¿Os imagináis relleno de revuelto de huevo, patata y jamón? o ¿Para aquellos que podáis tomar champiñones o setas relleno de éstos? ¡Ya me está dando hambre!

Aroa I.M.

6 comentarios sobre “CANELÓN DE CALABACÍN

  1. ¡Toma ya canalón delicioso! Este ya mismo está en mis favoritos! Y una buena manera de comer quinoa, que la tengo un poco de lado… Ya te contaré!

  2. Buenísimo seguro!!! Gracias x tus recetas… Los q somos como tú ‘todo sin’ y andamos perdidos aún, nos ayudas mucho. Gracias!

  3. Soy nueva en el mundo de las intolerancias. Yo tengo a la lactosa y fructosa y la verdad es que es de gran ayuda que conpartas tus recetas. Gracuas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *