TRUFAS DE CHOCOLATE BLANCO

¿ POR QUÉ TENER QUE ELEGIR SÓLO UNA CUANDO PUEDES QUEDARTE CON LAS DOS?

Ya volvemos con un clásico de los postres pero esta vez reinventado pues hace unos meses en instagram os mostré cómo preparar unas trufas clásicas de chocolate negro, pero esta vez he querido hacerlas de chocolate blanco y he optado por un “rebozado” curioso: la mitad están recubiertas de té matcha y la otra mitad de cacao puro de manera que si las presentamos en la mesa conjuntamente parece un tablero de tres en raya cuyo premio consiste en llevarte a la boca una de estas delicias.

TRUFAS DE CHOCOLATE PARA SINES Y CONES.

Este postre esta adaptado al SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) pero ya veréis como todos se apuntan al carro de probarlas. Y os prometo que no se van a conformar con probar una de un solo color, querrán probarlas ambas y algún caradura dirá que quiere otra verde o marrón para confirmar sus preferencias. Así que doblad cantidades si no os queréis quedar sin ninguna, que a mí casi me pasó.

FACILIDAD ¡MIL!

Estas trufas de chocolate son un dulce bien sencillo, con cero dificultad pero en Intoleranciasmil estamos para adaptar los clásicos y los platos de otros paises, los que carecen de dificultad y los que llevan implícito un proceso de elaboración más complejo.

SIN AZUCARES AÑADIDOS.

Os aviso, este postre no lleva ningún tipo de edulcorante, a mí ya me parece dulce el chocolate blanco, así que opté por no echarle nada; si a vosotros os gustan los sabores muy dulces, echadle alguno probando previamente la mezcla.

RECETA.

INGREDIENTES

  • 560 gr. de chocolate blanco apto para nosotros, (yo uso el de la marca Frankonia).
  • 160 gr. de nata (crema) sin lactosa para montar.
  • 40 gr. de mantequilla sin lactosa.
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla.
  • Cacao puro en polvo.
  • Té matcha (para los que me preguntáis, es en polvo).

ELABORACION

Troceamos en un bol el chocolate blanco.

Calentamos la nata en un cazo y cuando rompa a hervir, se retira del fuego y la echamos sobre el bol del chocolate blanco. La vamos moviendo la mezcla, hasta que se derrita el chocolate.

Se añade la mantequilla en pomada y seguimos moviendo para que se integre bien.

Añadimos las dos cucharadas de esencia de vainilla y tápalos el bol y metemos en la nevera.

Yo tuve la mezcla toda la noche en el frigorífico para que se endurezca bien.

Hacemos las bolas con dos cucharitas y se echa en un vaso para ir moviendo la bola y cojan buena forma nuestras trufas de chocolate.

Después echamos con la ayuda de una cuchara la bolita en otro vaso donde habremos echado el cacao en polvo o en otro vaso donde tengamos el té marcha y volvemos a mover el vaso para que vaya dando golpes con las paredes del vaso y coja forma redonda y bien impregnada en la cobertura.

TIPS.

Darle los golpecitos contra las paredes del vaso es para no tener que tocar la bola que es muy pegajosa y se puede derretir con el calor de las manos y además se le da una forma mas bonita y se integra mejor el rebozado.

OTROS ENVOLTORIOS.

Podéis recubrir las trufas en lo que queráis en función de vuestras intolerancias: cacao en polvo, te matcha, cualquier fruto seco en polvo que toleréis, incluso podría usarse frutas como los arándanos desecados y machacados.

Aroa I.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *