SUSHI SINSINSIN

NIGIRI SUSHI SIN GLUTEN, SIN FRUCTOSA Y SIN LACTOSA.

La receta de hoy es super especial para mí, porque rompe esa pared que nos encontramos los sines cuando por desgracia nos revelan los análisis que hemos sido tocados con una, dos o múltiples intolerancias alimentarias. Ese muro es el poder comer fuera de casa. El de desarrollar nuestra vida social y nuestro gusto por la comida de manera totalmente normal.

Y qué decir de cocinas exóticas y tan especiadas como la japonesa, que a mí me encantaban. Es prácticamente imposible salir a un restaurante de esos y no elegir entre mirar y llorar, o sufrir varios días por habernos saltado los alimentos permitidos.

REVOLUCIÓN SINSINSIN.

Como ya os he dicho en otras entradas y recetas, mi intención desde el principio era rebelarme contra eso y no dejar de comer las cosas que a mí me gustaban, por lo menos en una adaptación razonable y que me sentase bien, además de volverme a erizar la piel de lo rico que me recuerda. Y esto ya lo hemos hecho en otras recetas, como en estos maravillosos mochis, las famosas samosas, los gua baos, los baozi, el arroz hindú, el poke… y ¡Muchas más que vendrán!

SUSHISIN.

Muchos compartís este gusto por lo oriental, y lo japonés en particular, y más en concreto, con el sushi. Me propuse encontrar la formula para hacerlo apto para mí, y para el resto de intolerancias alimentarias, ya que es SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa). En esta ocasión elegí el formato nigiri que es uno de los tipos de sushi que más me gusta. Aprendí a hacerlos y elaborar el sushi en un curso que me regalaron en Kitchenclub y me lo pasé genial aprendiendo un montón.

RECETA.

-INGREDIENTES-

  • 125 gr. de arroz para sushi.
  • 125 gr. de agua (y un poquito más, por sí acaso).
  • 35 gr. de vinagre de de arroz.
  • Una cucharada de sirope de arroz.
  • Una cucharilla de sal.
  • Lo que queráis de topping (langostinos, atún, salmón…).

-ELABORACIÓN-

ARROZ:

Tenemos que lavar varias veces (unas 7 veces) el arroz en agua fría, frotando suavemente, para extraer el almidón, y que quede el agua traslúcido.

Después, opcionalmente, lo dejamos reposar con el agua de la cocción un rato (30 min).

Lo ponemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir.

Una vez levantado el hervor lo tapamos y se deja a un cuarto de potencia según vuestra fuente de calor, unos 17 minutos.

Si veis que llegado ese tiempo se seca mucho, echad un poquito más de agua.

Lo dejamos reposar fuera del fuego unos cinco minutos.

Después lo pasamos a un recipiente no metálico para añadir el aliño.

SUSHIZU:

Para hacer este mejunje (sushizu) podemos calentar ligeramente el vinagre y añadir el sirope y la sal para que ayude a disolverse, pero se puede mezclar simplemente.

Lo vamos añadiendo al arroz caliente con una espátula pero con cuidado de no aplastar los granos de arroz.

Podemos ayudarnos de un abanico a la vez para enfriar más rápido. Así es cómo lo hacen en Japón.

Lo ideal es comerlo a una temperatura similar a la del cuerpo, unos 36 grados, para que sea más agradable al comer.

NIGIRIS:

Para dar forma a los nigiris, nos mojamos las manos ligeramente con agua fría recogida en un bol, y damos una palmadita al aire para eliminar el exceso.

Agarramos una bolita de arroz del tamaño de de una bola de ping pong y le damos forma.

Después ponemos el salmón, atún o lo que queráis.

En vez de pez mantequilla, usé sepia laminada fina. Podéis usar también calamar. Os aseguro que recuerda totalmente.

Como truco para los langostinos, les introducimos una brocheta desde la cola para que queden rectos, y se cuecen con agua y sal un minuto.

Después se enfrían en agua con hielo para detener la cocción.

SALSA:

Como los intolerantes a la fructosa no podemos tomar la salsa de soja hice una salsita para mojar nuestro sushi.

Cocemos las cáscaras y cabezas de las gambas para hacer un caldo (fumet).

Después lo reducimos con un poco de aceite, un chorrito de vinagre de arroz, un poco de jugo de limón o de lima, un poco de tinta de calamar (opcional) un poco de sal y un cucharada de sirope de arroz.

Usamos maicena (almidón de maíz) para espesar. Si no lo toleráis cambiadlo por harina de arroz.

Yo añadí también unas virutas de atún o katsuobushi para dar más el toque. Podéis echar un poco de cebollino picado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *