GHEE

LA MANTEQUILLA CLARIFICADA CON SABOR A FRUTO SECO.

Quería compartir con todos vosotros ya seáis SINES (intolerantes alimentarios) o CONES un ingrediente que preparo y que nos puede servir para una multitud de usos: es la Ghee o mantequilla clarificada.

SIN IMPUREZAS.

Es la mantequilla de toda la vida que se ha clarificado por lo que en ese proceso pierde totalmente los sólidos de la leche: es decir la caseína, la lactosa y el agua, por lo que es una buena solución para aquellas personas que son intolerantes a la lactosa como yo o bien no toleran bien la mantequilla.

ÁCIDO BUTÍRICO: LA GASOLINA DEL INSTESTINO.

Hace unas semanas me detectaron en unos análisis que tenía el ácido butírico, que viene a ser la gasolina de nuestro intestino delgado, por los suelos.

El médico me dijo una serie de alimentos que debía tomar y uno de ellos era la mantequilla. Se me ocurrió elaborar esta Ghee porque tiene una mayor concentración de ácido butírico.

MILENARIO.

Se usa desde hace miles de años en las cocinas de la India, Pakistán e Irán. En un principio se usaba la leche de búfala, aunque hoy en día la hacemos con la mantequilla de origen vacuno. Hay también ghee de aceites de origen vegetal.

¡PROPIEDADES MIL!

AYURVEDA.

Muy usado en la medicina ayurvédica por sus numerosas propiedades y no sólo tiene un uso culinario sino que también tiene usos en el campo de la belleza, pues mantiene la piel radiante ya que está llena de antioxidantes, vitaminas A, D, E y K2 y minerales que son solubles en grasa, reduce los triglicéridos y aumenta los niveles de colesterol HDL.

PUNTO ALTO DE HUMEO.

Además este tipo de mantequilla permite cocinar a altas temperaturas pues tiene un alto punto de humo, que es la temperatura a la que las grasas comienzan a transformarse en humo y son dañinas para nuestro cuerpo, es decir, produce menos acrilamida.

BENEFICIOS DE LA GHEE

Os paso a enumerar una serie de propiedades que tiene el ghee:

Se usa para el tratamiento de las quemaduras aplicándolo en la zona afectada ya que ayuda a reducir la inflamación, pues tiene propiedades antiinflamatorias.

Ayuda a mejorar la vista.

Aumenta el ácido gástrico y mejora la digestión.

Sirve de “lubricante” para las articulaciones.

Alivia momentáneamente la tos.

Contribuye a la pérdida de peso reduciendo el apetito pues la ghee aumenta la saciedad.

Estimula la hidratación profunda de la piel y el cabello dejando ambos más suaves y frenando su envejecimiento.

RECETA.

-INGREDIENTES-

Mantequilla en la cantidad que queráis. Yo usé 1 kilo de mantequilla y me salieron unos 800 gr. de ghee.

-ELABORACIÓN-

Elegimos una buena mantequilla para que nos de un mejor resultado. Es aconsejable usar una ecológica o por lo menos que sea de buena calidad.

Echamos la mantequilla en una sarten u olla grande y amplia.

Dejamos que derrita la mantequilla a fuego vivo

Cuando esté derretida bajamos el fuego para que no se queme.

Empezará a soltar una espuma en la superficie.

Iremos quitando poco a poco esa espuma con una espumadera, cazo o cuchara.

Apartamos esa espuma que contiene las impurezas y nos sobra.

Seguimos quitando toda la espuma.

Cuando no quede a penas espuma dejamos que obtenga un color caramelo ligeramente tostado pero con mucho cuidado que no se nos queme. Esto le dará el riquísimo sabor a avellana o fruto seco.

Dejamos que se vaya atemperando para que pierda el calor.

En el fondo de la olla podemos observar cómo nos queda la proteina caramelizada y que nos es perjudicial para la intolerancia.

Colamos el aceite resultante usando una gasa limpia o un papel de cocina.

CONSERVACIÓN DEL GHEE.

Conservamos hasta unos cuatro a seis meses.

A temperatura ambiente tendrá un aspecto semi sólido o también similar al aceite, según la época y calor.

Refrigerado se solidificará, aunque funde fácil y rápidamente.

ORO LÍQUIDO.

El ghee ha pasado a ser parte de mis desayunos debido a los niveles de ácido butírico, pero me tiene enamorada ese sabor tan profundamente rico. En cocina se conoce como mantequilla de avellana, por ese sabor a fruto seco que saca al hacerle el proceso de clarificación y caramelización de sus proteinas. A mí me huele y sabe a pastelería buena de toda la vida de las que se te agarran al alma.

Aroa I.M.

8 comentarios sobre “GHEE

  1. Gracias Aroa eres un crac no se de donde sacas las fuerzas
    Que te recuperés de Esto lo antes posible
    🙅🏻🙅🏻

    1. Muchas gracias Rosa Maria!!!Siempre he sido muy inquieta y leer y leer e idear recetas nuevas. Me aburre hacer y comer siempre lo mismo. Te deseo lo mismo!!! Besitos

  2. Hola Aroa, muy interesante todo lo que cuentas, lo desconocía. ¿Cómo te tomas el ghee? ¿Cómo si fuera una mantequilla tradicional?
    Gracias !!!!

    1. Hola Silvia!! Lo tomo por las mañanas para desayunar con las tostadas pero en ocasiones, también para cocinar, para hacer bizcocho lo he usado una vez y también en invierno cuando tienes los labios irritados del frio va muy bien. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *