TARTA DE QUESO DE LA VIÑA

LA TARTA DE QUESO MÁS FAMOSA.

Vuelvo por aquí con esta famosa tarta de queso que hará las delicias de todos los miembros de la casa pues a nadie deja indiferente ese suave y cremoso sabor a queso que caracteriza a esta tarta vasca.

TARTA DONOSTIARRA.

Toma su nombre del restaurante de cuyos fogones salió esta exquisitez, el restaurante de “La Viña” de San Sebastián. De las manos de su cocinero salió esta famosa tarta que ya se ha vuelto un clásico hasta el punto de que se ha considerado una de las mejores tartas de queso del mundo y son muchos los turistas y oriundos de Donosti que paran en la calle Treinta y uno de Agosto nº 3 para probar esta tarta rústica. Su éxito ha traspasado fronteras, decenas de turistas diariamente, siguiendo recomendaciones de guías gastronómicas o las opiniones de tripadvisor, acuden a este restaurante.

SIN SIN SIN.

El secreto de esta tarta reside en la calidad de sus ingredientes y obviamente yo la adapté al SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) para que también nosotros podamos disfrutar de este postre singular, sola o acompañada de alguna mermelada casera apta.

Es una tarta que podéis hacer para cualquier comida o cena que tengáis y que podéis llevar cuando os inviten a alguna casa; está mejor de un día para otro pero vosotros elegís cuando la tomáis.

RECETA.

-INGREDIENTES-

La tarta original serían el doble de cantidad de los ingredientes (con 7 huevos). Esta que yo os propongo sería para un molde mediano.

  • 500 gr. de queso crema sin lactosa.
  • 4 huevos.
  • 2 cucharadas de harina de arroz.
  • 200 ml. de nata sin lactosa (crema de leche).
  • Cinco cucharadas de sirope de arroz, arce, o 24 gr. de sucralosa (o el edulcorante que toleréis).

-ELABORACIÓN-

Batimos el queso junto con el sirope o el edulcorante apto con una barilla de mano o a máquina hasta que se integren bien y alcance un punto cremoso.

Añadimos la nata poco a poco y seguimos batiendo para que se almalgame.

Vamos añadiendo los huevos uno a uno y los integramos.

Por último echamos la harina y los mezclamos todo.

Nos quedará una rica crema ligera.

Como muchas veces me preguntáis, y aunque se puede hacer a mano, yo utilizo esta amasadora y me va genial:

https://www.amazon.es/gp/product/B01IDFVQFG/ref=as_li_tl?ie=UTF8&camp=3638&creative=24630&creativeASIN=B01IDFVQFG&linkCode=as2&tag=intolerancias-21&linkId=5afc480ad7a36139dcdde03e59e7b886

En un molde, preferíblemente desmontable, ponemos papel de horno ligeramente humedecido con un poquito de agua.

Vertemos la crema en el molde.

Horneamos a una temperatura de 200 º, calor arriba y abajo, durante 40 minutos hasta que tenga colorcillo tostado.

Dejamos que se enfríe totalmente antes de desmoldar para que no se nos rompa.

Guardamos en frío para que se conserve adecuadamente.

LA TARTA MÁS FÁCIL. LA MÁS ESPECTACULAR.

Hay gente que come esta tarta con el interior mezcla de cuajado mezcla de líquido y cremoso. A mí me encanta de esta manera pero la he querido hacer un poquito más hecha para todos los gustos. Si preferís más cremosa dadle 5 minutillos menos de horno.

Como veis es mezclar y listo. No tiene ningún secreto, tan sólo una fórmula magistral y la calidad de lo que lleva. El horno hace la magia final.

Os recomiendo que la dejéis reposar unas cuantas horas, desmoldar y después refrigerar para conservarla en condiciones óptimas.

También os recomiendo sacarla un ratito antes del frío para que se atempere y saque más gusto.

Es un pedacito de cielo que pasará a ser vuestra tarta de queso favorita. La mía, sin duda, lo es.

Aroa I.M.

3 comentarios sobre “TARTA DE QUESO DE LA VIÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *