PAN PITA

EL PAN PLANO QUE SE RELLENA DE TODO

Hoy os traigo una receta que presenté en su día en mi Instagram, pero que aquí paso a detallaros paso a paso, porque tal vez, sea el pan más fácil del mundo y el más versátil.

PAN MEDITERRANEO

Es un pan de tradición Mediterranea, y así lo encontramos principalmente en países árabes, pero que también está extendido en otras regiones con culturas diferentes, pero que han tenido influencia durante siglos entre ellas.

BOLSO DE PAN

El pan pita se cocina en esos típicos hornos en los que se alcanzan altas temperaturas que hacen que el pan se infle al intentar escapar el vapor de agua que se forma en el interior del pan al recibir ese golpe calórico.

Es muy característico comprobar cómo se forman “globos” de pan que dan un aspecto espectacular a estos panecillos, y que provoca que se separen las dos caras quedando un hueco dentro que se rellena de muchas cosas diferentes.

FERMENTACIÓN CORTA

El pan pita es un pan que no necesita excesiva fermentación, puesto que lo que queremos es que tenga fuerza a la hora de inflarse en el horno, por lo que no nos llevará mucho tiempo para prepararlo.

También lo podemos encontrar ácimo, sin ningún tipo de fermentación, más similar a las tortillas mexicanas, en las que el pan se usaría en ese caso más como acompañamiento o a modo de cubierto para comer un plato principal con la mano.

PAN SINSINSIN

Como siempre este pan es SINSINSIN (sin gluten, sin fructosa y sin lactosa) y es apto para intolerancias alimentarias. Además es un pan que no lleva azúcar, como sí en la receta original, y es extraordinariamente rico y sencillo.

Podemos congelarlo una vez hecho y tener siempre a mano, tostandolo en el tostador o dandole un golpe de microondas o en el horno.

RELLENO DE CARNE MECHADA

En esta ocasión he elegido como relleno una carne mechada a le intenté dar un toque exótico con reminiscencias de la cocina árabe o hindú, dentro de los ingredientes que podemos usar los intolerantes alimentarios. Le da un deje oriental super interesante y que nos recuerda a esos tipos de aliños de la carne que solíamos disfrutar en los kebabs, pero de forma mucho más sana y hecho por nosotros.

En otra ocasión usé unos gambones rebozados como los que veis en la foto de anterior y si os interesa esta rica fórmula en mi Instagram la encontráis:

PITAS RELLENAS DE GAMBONES Y SALSA DE MOSTAZA

RECETA

CARNE MECHADA

-INGREDIENTES-

300 gr. de carne. (yo usé lomo de cerdo).

Calabacín rallado al gusto.

Unas semillas de cardamomo.

1 bote de leche de coco.

-ELABORACIÓN-

Marcamos la carne en una sartén con aceite caliente.

Una vez que coja color tostado retiramos de la sartén y reservamos.

Sofreímos el calabacín rallado en la sartén donde hemos frito la carne.

Volvemos a colocar la carne y echamos el bote de leche de coco.

Dejamos una hora y media o hasta que la carne se separe fácilmente con un tenedor.

Echad agua si veis que se consume demasiado el caldo de cocción.

Una vez hecha la carne podemos reducir el caldito para que se haga una salsa con la que condimentar nuestra carne.

Sacamos las fibras de carne aplastando con un tenedor.

PAN PITA

-INGREDIENTES-

  • 175 gr. de almidón de maíz.
  • 175 gr. de almidón de tapioca. (más una cucharada más para hacer el chicle de tapica).
  • 50 gr. de harina de trigo sarraceno.
  • 340 ml. de agua (+ 50 ml. para hacer el chicle de tapioca).
  • 2 cucharadas de sirope de arroz o de arce.
  • 8 gr. de sal.
  • 6 gr. de levadura fresca2 gr. de levadura seca).
  • 10 gr. de goma guar (una cucharada).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen.

-ELABORACIÓN-

Mezclamos los ingredientes secos en un bol.

Hacemos el chicle de tapioca y lo incorporamos caliente.

Para aprender a hacer el chicle podéis verlo en esta receta: NACHOS CON SALSA DE QUESO.

Añadimos el agua y el aceite.

Amasamos hasta optener una pasta homogenea.

Lo podéis hacer a mano, pero como muchas veces me preguntáis yo ultilizo esta amasadora que va espectacular:

https://amzn.to/36NWdMY

Formamos una bola añadiendo un poco de harina de arroz para ayudarnos a darle forma.

Lo guardarnos tapado en film, bolsa o bajo un trapo húmedo y lo dejamos reposar una media hora.

Hacemos bolitas del tamaño de una pelota de pinpong.

Podemos darle forma aplastada con la mano, estirando poco a poco, o con un rodillo, dejando un grosor de medio centímetro aproximadamente.

Precalentamos el horno al máximo que os de.

Introducimos las pitas 3 minutos por cada lado, hasta que veamos que se inflan.

No deben quedar muy tostadas sino en cuanto veamos un poco de color retiramos del horno.

Tapamos con un trapo ligeramente humedo, o las metemos en una bolsa, y las vamos apilando.

Las podemos conservar en el refrigerador unos días, o dentro del congelador también.

Para volverlas a utilizar les damos un golpe de calor de microondas, tostadora u horno.

Rellenamos las pitas con nuestra carne mechada o el relleno que más nos guste.

Para la salsa usé mi famosa lactonesa de rúcula. Podéis ver la receta en esta entrada que os dejo: CUBITOS DE TAPIOCA.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *