RAVIOLIS MULTICOLOR

LA PASTA DE COLORES Y SABORES

Hoy os presento unos raviolis multicolor, que suman también varios sabores y que a través de la base de la receta, quiero enseñaros a hacer pasta que lleve otros ingredientes en su masa diferentes a la versión clásica.

Podemos hacer múltiples formas de pasta, desde rellena a simplemente sin nada más, que sean de diferentes ingredientes y jugar con ello a darle bonitas composiciones de color.

¿CÓMO HACER PASTA DE DIFERENTES COLORES?

Os paso a explicar cuáles son las formas de hacer una pasta que tenga varios colores.

Para hacer la pasta multicolor hay dos métodos:

  • El primero, consiste en hacer una masa base, estirarla y hacer una plancha fina, pero de un grosor más intermedio, y encima colocar tiras de otros colores. Después se aplasta un poco con un rodillo para que se peguen y ya sería pasarlo por la máquina de pasta, o seguir afinando con el rodillo.
  • Otro método es cortar tiras del mismo grosor de las diferentes pastas y montar un lado sobre el otro color e ir superponiendo, uno al lado del otro los otros colores y estirar como si fuese una sola masa.

La primera pasta tiene una parte con color y la otra sería blanca o del color de la base. Tened esto en cuenta a la hora de formar los ravioles. Yo usé éste método.

Si usamos el segundo método, la pasta tiene el mismo envés y reverso, por lo tanto da igual el lado que usemos.

RICO RELLENO

Para rellenar estos raviolis usé un queso fresco tipo ricotta pero sin lactosa, y agregué una parte de las espinacas trituradas haciendo una mezcla riquísima.

Para usarlo correctamente os recomiendo drenar el suero del queso en un colador y tenerlo unas horillas, o toda la noche, en la nevera el día antes de hacerlo para que no nos “agüe” mucho la mezcla del relleno.

También os recomiendo pasar ese queso por el colador para que quede más cremoso, o triturarlo directamente junto con la espinaca en la minipimer (mixer), que es lo que yo hice.

Como todos los raviolis admiten muchísimos rellenos según vuestros gustos e imaginación.

SALSA

En esta ocasión hice una salsa de queso que ya os he enseñado otras veces, por ejemplo en esta receta: NACHOS CON SALSA DE QUESO.

Es sencilla y le va de lujo a los ravioles, pero como siempre, usad la que más os guste, o incluso los podéis comer sin nada.

Para daros ideas de salsas que he usado, os recomiendo el artículo donde recopilo mis salsas SINSINSIN y que publiqué en mi otro blog sobre el mundo de las intolerancias alimentarias El Planeta de los Sines.

Os dejo aquí el enlace:

SALSAS SINSINSIN

PASTA SINSINSIN

Esta pasta es SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa), por lo tanto es apta para intolerantes alimentarios.

La espinaca suele ser una de las verduras que mejor se toleran por los intolerantes a la fructosa, ya que no tiene un nivel elevado de fructosa, y se reintroduce pronto en la dieta, pero antes de usarla, por favor, estad seguros de que la toleráis bien.

PASTA DE ESPINACAS

Me gustaría darle en esta entrada un protagonismo especial a esta pasta. Los raviolis multicolor es sólo una idea divertida para hacer una pasta especial, pero la intención de la receta es enseñaros a usar algún tipo de verdura en nuestra fórmula de pasta básica, y hoy me centraré en la hecha con espinacas.

Es una pasta que tiene un color super bonito y además le saca un sabor estupendo porque la espinaca le da muchísima personalidad a la pasta.

Además la podemos combinar con millones de salsas y acompañamientos para disfrutar de una pasta diferente y sana.

ARTE AL PLATO

Para presentar esta receta yo usé un maravilloso plato de cerámica artesanal de la artista Navarra afincada en Málaga, Nekane Zubikoa que junto con Mamen Castellanos forman Nekamen.

Podéis consultar sus bellísimos trabajos en su Facebook y en su Instagram.

Le da un toque super especial a la receta y la verdad que estoy enamorada de su arte, que seguiréis viendo por aquí.

OTRAS PASTAS MIL

El resto de pastas que he usado en la receta ya os las he ido presentado en IntoleranciasMil, así que podéis consultar cómo se hacen, y tener ese tipo de pasta en vuestra reserva de recetas.

Os pongo los enlaces a esas pastas, la pasta negra y la blanca, y a otras más que tenéis en el Blog y en mi Instagram:

RAVIOLIS DE MARISCO CON SALSA DE COCO

PASTA AL NERO DI SEPPIA

PASTA FRESCA SINSINSIN

RAVIOLIS AL HUEVO DE POLLO, CALABACÍN Y QUESO

PASTA VERMICELLI CON ATÚN Y GAMBAS

ESPIRALES DE ARROZ CON SALMÓN, RUCULA, LANGOSTINOS Y SALSA SINSINSIN

ÑOQUIS SINSINSIN CON SALSA DE QUESO Y JAMÓN

ÑOQUIS CON SALSA DE FALSO PESTO

RECETA

-INGREDIENTES-

300 gr. de espinaca fresca.

Una tarrina de queso fresco o tipo ricotta sin lactosa.

Un brick pequeño de 200 ml. de nata (crema) para cocinar, sin lactosa.

PASTA BASE

150 gr. de harina de arroz.

1 huevo.

Una cucharada de goma guar (o goma xantana si la toleráis).

Una cucharada de aceite de oliva.

Una cucharadita de sal.

PASTA ESPINACAS

60 gr. de espinacas cocidas (y trituradas).

175 gr. de harina de arroz.

1 huevo.

Una cucharada de aceite de oliva.

Una cucharadita de sal.

-ELABORACIÓN-

Lavamos las espinacas.

Haremos la técnica de la doble cocción:

ponemos agua al fuego en dos cazos, cazuelas, sartenes

Echamos las espinacas en la primera cazuela y lo llevamos a ebullición.

Cuando hierva lo mantenemos aproximadamente un minuto.

Sacamos, escurriendo lo más posible, las espinacas y las pasamos al otro cazo con agua hirviendo.

Dejamos que se cocine unos cinco minutos.

Una vez cocida la espinaca la podemos triturar en un procesador de alimentos o en una minipimer (mixer).

Para hacer nuestra pasta base blanca, hacemos un volcán, en la superficie de trabajo o en un bol, con la harina y echamos el resto de ingredientes secos.

En el centro ponemos el huevo y el aceite.

Vamos mezclando de dentro a afuera hasta que tengamos se amalgamen los ingredientes.

Amasamos hasta que quede una masa homogénea y formamos una bola que dejaremos reposar en frío tapada con un film o similar.

Para la pasta negra, simplemente separamos un poco de esa masa cuando estén integrados los ingredientes y le echamos una bolsita de tinta de calamar o dos si queremos un color más intenso.

La pasta de espinacas: trituramos la espinaca junto con el huevo, someramente.

Después tiene el mismo procedimiento que la pasta blanca pero añadiendo esa mezcla del huevo y la espinaca.

A la hora de hacer los raviolis podemos usar dos métodos:

  • Lo podemos hacer con un rodillo a mano, estirando las masas hasta dejarlas finas.
  • Con una máquina de pasta, sacando unas planchas de pasta, pero dejando un grosor no al máximo, sino como tres niveles menos del nivel más fino.

Ponemos montoncitos de nuestro relleno, con una manga pastelera o con una cucharilla, en los huecos si usamos un molde de raviolis.

Si lo hacemos directamente en la mesa disponemos los montones según la distancia y el tamaño que vayamos a darle a los raviolis.

Pintamos con un huevo ligeramente batido entre esos montones de relleno para que ayude a pegar las planchas de pasta entre sí.

Cubrimos con las plancha de colores, si hemos elegido este método y presionamos ligeramente entre los huecos que han quedado sin relleno.

Recortamos nuestros ravioles con el método que dispongamos.

Yo usé uno de estos típicos sellos para hacer ravioles que le dan una forma muy bonita, pero podemos usar el clásico cortapastas, un vaso, un cortapizzas o incluso directamente un cuchillo.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *