PASTELES DE SAN VALENTÍN

EL POSTRE MÁS BONITO PARA REGALAR EN SAN VALENTÍN

¡¡¡Hola!!! Hoy es San Valentín, ese día que las tiendas te llevan a hacer más exaltación del amor que sientes por tu pareja, incentivándote a gastar. Yo me niego a seguir esa tendencia, prefiero celebrar el amor regalando algo hecho por mí y qué mejor forma que ¡este delicioso y bonito postre para compartir con nuestr@ amad@!

LA EXALTACIÓN MÁS DULZONA Y SINSINSIN DEL AMOR

Pues una vez más tengo que decir que triunfó el postre tanto para los Sines como Cones y Consines, no sólo fue un espectáculo visual cuando lo saqué a la mesa sino que todos quedaron contentísimos con su sabor ligero y para nada empalagoso y recordando que es SIN gluten, SIN lactosa y SIN fructosa.

DIFICULTAD CERO

Aunque parezca un pastel muy laborioso, para nada lo es. Simplemente es utilizar un molde de silicona de buena calidad, podéis usarlo de la forma que tengáis, yo usé éste:

MOLDE DE SILICONA PARA ECLAIRS

Simplemente son 3 pasos para nada difíciles y que están al alcance de cualquiera aunque sea un poco torpe en cocina.

MENÚ SAN VALENTIN

Anteriormente os presentamos un menú completo de San Valentín que os puede servir de inspiración par una velada que quede guardada para siempre.

Os dejo el enlace al ebook que contiene el menú y que podéis descargar gratuitamente:

EBOOK SAN VALENTÍN

RECETA

-INGREDIENTES DEL RELLENO-

  • 300 ml. de nata sin lactosa para montar (35% materia grasa o más).
  • 2 hojas de gelatina neutra.
  • 90 gr. de chocolate blanco SINSINSIN.
  • Un poquito de agua, para hidratar las hojas de gelatina.

-INGREDIENTES DE LA COBERTURA-

  • 50 gr. de chocolate blanco SINSINSIN.
  • 2 cucharaditas de aceite de coco.
  • Una punta de colorante rojo apto para el SINSINSIN.

-INGREDIENTES DE LA BASE-

  • 100 gr. de harina de arroz.
  • 5 gr. de sucralosa, 50 gr. de azúcar de coco, 60 gr. de dextrosa
  • 1 huevo.
  • 1 cucharada de levadura Royal o impulsor químico o bien bicarbonato.
  • 100 ml. de leche de coco o bien leche sin lactosa u otra bebida vegetal.
  • 1 pizca de colorante rojo SINSINSIN.

1er paso: Formar la base de nuestro pastel.

En un recipiente ponemos la harina, el edulcorante y la levadura todo tamizado bien. Echamos el huevo y la leche o bebida vegetal y con nuestra batidora de mano mezclamos bien.

Le ponemos la pizca del colorante rojo y removemos bien hasta que se disuelva y no nos queden manchitas.

Echamos nuestra masa en el molde que vayamos a usar y con el horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo, metemos el molde y lo dejamos entre 10-12 minutos.

Lo sacamos del horno y dejamos atemperar.

2º paso: vamos a por el corazón cremoso de este postre.

El relleno de este pastelito es una mousse de chocolate blanco que no tiene ninguna dificultad.

Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en medio vasito de agua caliente, mientras que montamos la nata a mano o con la amasadora.

A mí me gusta hacerlo con la amasadora, os dejo enlace para indicaros la que yo tengo:

AMASORA

Para mí el chocolate blanco es lo suficientemente dulce así que no le pongo edulcorante pero es opcional, cada uno al gusto.

Derretimos al baño María o con golpes de microondas de 5 segundos el chocolate blanco y lo dejamos atemperar.

Con ayuda de una lengua de silicona y con movimientos envolventes vamos mezclando la gelatina con la nata evitando que baje.

Cuando el chocolate se haya enfriado, lo echamos de poco a poco sobre la nata también mezclando con movimientos envolventes de abajo a arriba.

Echamos en el molde de silicona la crema y llevamos al congelador hasta que tenga una consistencia lo suficientemente fuerte para evitar que se desmorone cuando lo saquemos del molde, yo directamente los deje congelarse. En un par de horas los tenéis listos.

3er paso: esa cobertura tan atrayente…

Este es quizá el paso más fácil: simplemente derretimos el chocolate blanco con el aceite de coco a golpes cortos en el microondas o al baño María y añadimos la puntita del colorante. Movemos bien para que no queden grumos y dejamos atemperar bien.

Cuando el chocolate se haya templado, ponemos nuestro mousse encima de cada base del pastel. Colocamos los pasteles en una rejilla y con ayuda de una jarra, (poniendo un recipiente debajo para recuperar el chocolate sobrante y poder reutilizarlo), vertemos la cobertura sobre cada uno de nuestros pasteles y dejamos enfriar.

¡¡¡Decorar al gusto!!!

IntoleranciasMil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *