DENTELLE CON GAMBAS

EL ENCAJE PERFECTO.

Hoy os presento una preciosa técnica de cocina que ya habéis visto en recetas mías previas, como complemento quasi ornamental, pero que aquí os traigo como entrante super elegante para una ocasión siempre especial.

REDECILLAS CRUJIENTES: TUILLE O DENTELLE.

Llamadas en gastronomía tuile (teja en francés) o también dentelle (encaje, también en francés). Suelen ser un recurso decorativo que impresiona por su profesionalidad. Pero no tengáis miedo: es super fácil de hacer y aquí lo vais a comprobar.

APERITIVO RETICULAR.

Un plato con estos circulos rectiulares puede ser un gran entrante para Navidad, pues no solo vestirá vuestra mesa con un estilo que pensamos propio de restaurantes de nivel más inaccesibles, sino que además le añaden a la receta una textura crujiente y un sabor excepcional, proveniente de ese toque sonoro y también del aroma que se forma, proponiendo un contraste con la melosidad de las gambas que termina en una unión espectacular y perfecta.

CON SU PROPIO CALDO Y CON SU PROPIO SABOR.

Yo usé el caldo de los gambones que hice con ellos y que ya sabéis que siempre tengo en la reserva de mi congelador. Esto hace que al tostarse coge un gusto a gamba a la plancha por esa caramelización del caldito con lo que se potencia todo el sabor.

Si usáis simplente agua, perderá ese extra, pero tendréis una galletita crujiente con todo el sabor tostadito que nos gusta tanto.

OTRAS DENTELLES MIL.

Como os decía no es la primera vez que incluyo una dentelle en mis platos y buena cuenta de ello es este riquísimo milhojas de gambas que a pesar de su fácil elaboración os da un plato top para convertir vuestra mesa en un restaurante de nivel. El enlace aquí:

MILHOJAS DE GAMBAS Y CALABACÍN.

MENÚS NAVIDEÑOS.

Esta receta, a pesar de que puede ser genial para cualquier velada especial, lo incluyo dentro de las propuestas de menús navideños que os presento desde IntolernaciasMil. Para consultar las del año pasado y las que os voy incluyendo este aquí os dejo el enlace:

RECETAS DE NAVIDAD SINSINSIN.

RECETA.

  • 3 cucharadas de harina de arroz (50 gr. aprox.).
  • 15 cucharadas de caldo de gambas o agua (225 gr. aprox.).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Media cucharadita de agar agar.
  • Una pizca de sal al gusto.
  • Una docena de gambones.
  • Cebollino y lima para decorar (opcional).

ELABORACIÓN.

En un vaso echamos la harina de arroz, la sal y el agar agar y mezclamos de forma somera.

Vertemos el caldo de gambas o el agua, las cucharadas de aceite y batimos con una cuchara o barilla hasta que esté integrado y no queden grumos.

Tiene que quedar una textura acuosa pero homogénea.

Ponemos aceite (2 ó 3 cucharadas) al fuego vivo hasta que esté bien caliente.

Echamos de golpe la mezcla hasta que cubra el fondo.

Es recomendable no echar mucha cantidad pues nos quedará más como un crep.

Dejamos que se vaya evaporando el agua formando nuestra retícula.

Tened cuidado con la fuerza ahora del fuego, pues si se quema agarra un sabor desagradable, como a plástico quemado.

Según vaya consumiéndose el agua y formándose la red podemos echar ahora nuestros gambones para que se hagan al calor residual.

Yo opté por ponerselos una vez fuera del fuego, habiéndolos previamente marinado con aceite y lima.

Para decorar y darle un último toque aromático, corté cebollino y rallé un poco de lima.

Una vez fritos los dentelle los sacamos a un plato con unas servilletas absorbentes para sacar el exceso de aceite.

También usé la formula de aplastar los gambones y congenlarlos en una bolsa previamente mezclados con aceite y lima o limón.

Para hacer las dentelle en la sartén también podemos usar el típico aro de cocina.

Podemos sacar un circulo con un cortapastas de nuestras gambas congeladas.

ALTERNATIVA.

Otra opción curiosa que os quiero sugerir es hacer la denelle y presentarla enrollada sobre la gamba.

Mientras se va tostando ponedle una gamba o el relleno que queráis e id envolviendola. Os quedará un canelón especetacular que lo hace un bocado lleno de mar caramelizado y cremoso en su interior.

AROA I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *