TARTA DE FRESAS Y PITAHAYA

EL PLACER EXOTICO QUE VIENE DE SUDAMÉRICA

Tenía pendiente hacer alguna elaboración con esta fruta que es superexótica y poco conocida en España, se llama pitahaya que significa fruta escamosa. Fue descubierta en México, Centroamérica, Colombia y las Antillas por los colonizadores españoles en el siglo XIV y se la conoce también como fruta del dragón pues recuerda vagamente a los dragones de la cultura china.

VARIEDAD DE PITAHAYAS

Las hay de un color rosa intenso, casi diría que fucsia y amarillas. Las más apetitosas son las amarillas pero son más difíciles de encontrar. Son muy versátiles a la hora de tomarlas pero la rosa se suele usar para decoración de postres, cócteles, helados y demás, reservándose la amarilla para tomarla sola por tener más sabor.

No os voy a engañar, la pitahaya debido a que es una fruta que no se cultiva en esta zona, sino que viene importada de América, no es una fruta barata y sobre todo la amarilla.

PITAHAYAS PARA “FRUCTUOSOS”

La pitahaya es una de las frutas mejor toleradas por los intolerantes a la fructosa desde que se comienza la reintroducción de frutas y verduras. Tiene un índice glucémico bajo: de 30 sobre 100 y su alto contenido en fibra hace que su índice glucémico sea insignificante, además de que tiene un efecto antiinflamatorio. Pero hay que consumirla con moderación pues de lo contrario tiene efecto laxante.

TARTA SINSINSIN

Si leéis la receta veréis que es SINSINSIN, es decir, sin GLUTEN, sin LACTOSA, baja en FRUCTOSA, sin HUEVOS, incluso me atrevería a decir que se puede hacer sin azúcar/edulcorante pero me dio miedo por si no montaba bien la nata.

TARTA MOUSSE DE FRESA Y PITAHAYA

Ambas frutas hacen una combinación espectacular. En esta ocasión, sólo encontré pitahayas rosas y al ser menos sabrosas que las amarillas, decidí ponerlas de decoración en la tarta. El resultado como veis es . Además de muy vistoso. La combinación de sabores es genial y es una tarta super refrescante, nada pesada, bien ligera para estos días.

FÁCIL DE HACER

Como podréis comprobar al leer la receta, es muy fácil de hacer: no necesita horno y hasta casi os diría que ni siquiera vitrocerámica. Si usáis un recipiente con tapadera, podéis calentar las fresas en el microondas.

RECETA

-INGREDIENTES-

(MOLDE 15 CMS DE DIÁMETRO)

Para la base:

  • he puesto galletas de chocolate caseras y mantequilla sin lactosa en pomada.

Para la tarta:

  • 300 gr. de fresas trituradas y bien coladas.
  • 8 gr. de sucralosa.
  • 9 gr. de gelatina en polvo.
  • Un vaso con tres dedos de agua.
  • 300 ml. de nata sin lactosa.

Decoración:

  • Una pitahaya.
  • Rodajas de fresa.
  • Un poquito del puré de fresas que hemos reservado.

-ELABORACION-

En primer lugar comenzamos con la base: yo no voy a decir cantidades pues va a depender del diámetro del molde y de lo espesa que queráis la base.

Yo usé este molde desmontable de 15 cm.:

https://amzn.to/337E78T

Se trituran las galletas bien y se pasan por un colador para que queden en forma de polvo sin grumos.

Habremos dejado la mantequilla unas dos horas a temperatura ambiente para que adopte la textura de una pomada.

Se mezclan bien galletas y mantequilla y con ayuda de una cuchara se ponen en la base de un molde desmoldable (le he puesto en la base papel de horno para evitar que se pegue y se pueda desmoldar fácilmente).

Una vez que tengamos nuestra base hecha, la dejamos fuera del frigorífico mientras preparamos el resto de elaboraciones.

Para hacer la mousse, lo primero que vamos a hacer es echar la gelatina en polvo en 3 dedos de agua fría en un vaso.

Echamos las fresas cortadas en trozos en un cazo y se calientan sin que lleguen a hervir.

Pasamos el puré de fresas por un colador para quitar las pepitas y mezclamos con la gelatina, mientras preparamos el resto de elaboraciones, metemos el puré al frigorífico para que atempere.

El siguiente paso consiste en montar la nata que debe estar bien fría con la sucralosa hasta que nos quede bien montada.

Sacamos del frigorífico el puré de fresas y reservamos un poquito para decorar.

Mezclamos el puré con la nata con movimientos envolventes con una espátula de silicona con cuidado de que no baje la nata.

Echamos la mezcla del puré y la nata en nuestro molde.

Yo he puesto alrededor del molde desmontable una tira de vinilo para que al desmoldar queden los laterales más perfectos.

https://amzn.to/3ebUhEx

Decoración: con un sacabolas, sacamos bolas de la pitahaya y las disponemos encima de nuestra tarta junto con rodajas de fresa y echamos el puré de fresas que habíamos reservado.

Metemos la tarta al frigorífico unas 4-6 horas para que al desmoldar no se nos rompa.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *