RISOTTO VEGANO

EL RISOTTO ADAPTADO A TODOS LOS PALADARES

Hoy os presento por aquí un risotto que es apto para todos los paladares incluso para los más exigentes pues tiene un sabor que gustará a todos y encajará con todas vuestras circunstancias alimenticias. Os animo a que probéis este risotto, de veras que os encantará.

SINSINSIN Y VEGANO

Es un risotto sin gluten, sin lactosa y reintroducción de fructosa. Yo como fondo ya sabéis que siempre uso el calabacín y puse un poquito de brócoli pues en esa cantidad lo tolero pero vosotros optad por la verdura que queráis.

Además lleva cero lácteos y proteína animal por lo que es apto para los alérgicos a la proteína de la leche y para los veganos.

SUSTITUTIVOS DE LA MANTEQUILLA Y DEL PARMESANO

Llevo una temporada que he tenido que excluir de mi dieta los lácteos incluso sin lactosa por lo que tuve que ingeniármelas para sustituir estos dos ingredientes que le dan tanto sabor al risotto y que sin ellos no estaríamos hablando de risotto: la mantequilla la sustituí por aceite de coco que le da esa untuosidad al arroz tan característica del risotto y un sabor peculiar pero bueno.

En cuanto al queso, me habían hablado de la levadura nutricional y la verdad es que tiene bastante sabor parecido al queso.

VINO BLANCO

Echarle vino blanco al risotto es opcional pero yo sí quise aprovechar un vino sin fructosa y sin histamina que tenía en el frigorífico. Un pequeño placer que me doy de uvas a peras pues no puedo abusar por mis intolerancias y mi actividad DAO reducida. Aquellos que queráis saber la marca, me lo decís y sin problema os la digo.

RECETA

-INGREDIENTES-

PARA DOS PERSONAS:

  • Dos medidas de arroz por persona especial para risotto.
  • Medio calabacín.
  • Caldo casero (en torno a 3/4 de litro).
  • 2 cucharadas soperas de aceite de coco.
  • 2 cucharadas de levadura nutricional.
  • Medio vasito de vino blanco sin histamina y sinsinsin (opcional).
  • Unos arbolitos de brócoli o verdura que toleréis.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

-ELABORACIÓN-

Cortamos el medio calabacín en rodajitas y lo sofreímos un poquito sin pasarnos pues después se termina de hacer bien.

Cuando tenemos el calabacín un poquito sofrito, añadimos el arroz y le damos unas vueltas.

A partir de este momento vamos añadiendo el caldo casero que tengamos y tiene que estar hirviendo para evitar que baje la temperatura del risotto. Lo añadimos poquito a poco sin dejar de mover para que el arroz vaya soltando todo el almidón.

Echamos la sal al gusto y en una olla hirviendo ablandamos el brocoli.

Cuando el arroz esté casi blando, añadimos el vino (opcional).

En momento que ya tengamos listo el arroz, añadimos las cucharadas de aceite de coco y la levadura nutricional.

A la hora de servir le ponemos el brócoli o la verdura por la que hayamos optado.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *