TARTALETA DE FRESA

SABLÉ: LA MASA DE LA REPOSTERIA MÁS ELEGANTE

Hoy os presento esta espectacular tartaleta de fresa que tiene como base una versatilísima masa sablé, que hace un recipiente de lo más elegante a la par que delicioso, y que en su interior esconde una mousse de fresa y envuelto en una delicada mermelada también de fresa.

MASA SABLÉ

Se trata de una especie de masa quebrada que se utiliza para infinidad de elaboraciones en repostería. La encontramos en bases de tartaletas como ésta que os presento hoy, en galletas, como decoración…

Es una masa fácil de hacer a pesar de lo que puede parecer, porque los ingredientes se integran muy bien y es fácil de trabajar con ella, aunque sí teniendo en cuenta unos pequeños trucos que harán que quede perfecta.

GOURMÉTIER

La receta es una adaptación al SINSINSIN partiendo de la receta del maravilloso blog de Sylvain Vernay, para así poder también nosotros disfrutar de esta rica tartaleta.

GOURMÉTIER

Os dejo el enlace a su blog, para que disfrutéis de sus increíbles propuestas, así como de sus cuidadísimas fotos.

SINSINSIN

Por supuesto es una receta SINSINSIN (sin gluten, sin lactosa y sin fructosa) apta para intolerantes alimentarios.

Además aquí los Sines ¡Tenemos ventaja! 👏😄 El gluten no ayuda mucho a esta masa, pues esa elasticidad propia de las harinas con gluten dificulta es estirado de la masa. Nosotros no tenemos en esta ocasión ese problema.

OTRAS FRUTAS

La tartaleta da perfectamente para un par de personas, así que no lleva mucha cantidad de fructosa, pero si no podéis tomar fresas, cambiadlo por otra fruta que toleréis o si no por otro relleno, así como otras elaboraciones que usen la masa sablé como base.

EDULCORANTES SINSINSIN

Para hacer esta tartaleta usé glucosa que trituré con una minipiner (mixer) para darle una textura de polvo, como el azúcar glas. Esto ayuda a una mejor integración del edulcorante, pero si no lo podéis cambiar por glucosa en grano, o por otro edulcorante apto.

RECETA

-INGREDIENTES-

  • 240 gr. de harina de arroz.
  • 30 gr. de pistacho molido (es opcional, si no lo podéis tomar o tenéis, cambiadlo por otro fruto seco o echad todo de harina de arroz).
  • 120 gr. de mantequilla sin lactosa (en punto pomada).
  • 100 gr. de glucosa molida o en grano, o el edulcorante que toleréis u os guste*
  • Una pizca de sal.
  • 1 huevo (tamaño L)

*Para ver la tabla de conversión de los edulcorantes al que más os guste u os sea apto, aquí tenéis este artículo de mi otro blog El Planeta de los Sines:

TABLA DE EDULCORANTES.

MOUSSE

  • 200 ml. de nata (crema de leche) para montar sin lactosa.
  • Mermelada de fresa.

Para saber cómo hacer la mermelada de fresa os dejo este enlace a mi Instagram:

MERMELADA DE FRESA SINSINSIN

-ELABORACIÓN-

En un bol mezclamos 60 gr. de la harina total más todos los ingredientes secos, mejor después de tamizarlos.

Echamos el huevo y la mantequilla.

Mezclamos todo a mano o a máquina hasta amalgamar los ingredientes.

Añadimos el resto de la harina y amasamos un poco más hasta formar una masa homogénea.

Le damos forma de bola.

Estiramos la masa hasta un grosor de unos 4 mm. aproximados.

Nos podemos ayudar de dos hojas de papel para hornear para estirar la masa o de dos silpat (tapetes de silicona) o enharinar ligeramente un rodillo y estirar directamente.

Metemos nuestra masa estirada al frigorífico, bien protegida, durante una hora por lo menos.

Podemos usar una bandeja para que esté bien estirada.

Para formar la base de nuestra tartaleta cortamos con un aro o un vaso o similar.

A la hora de hacer la pared medimos con un folio de papel para ver la largura del aro y recortamos en la masa la altura que deseemos con la ayuda de un cortapizzas o un cuchillo.

Mi altura fue hasta el borde del aro.

Montamos sobre la base con ayuda del aro.

Recortamos el sobrante de masa con ayuda de un cuchillo.

Volvemos a dejar en el frigorífico la tartaleta en crudo y así no será necesario usar huevo para que peguen las dos partes y se hornee perfectamente sin deformarse.

Horneamos a 160º C. durante 30 minutos y 10 más sin el aro, y mejor con aire para que se haga más uniforme (mi horno no dispone de esa opción).

Para hacer la mousse batimos la nata hasta que monte.

Añadimos una cucharada o dos de mermelada de fresa, o la que hayáis elegido, envolviendo con cuidado para que no nos baje.

Echamos la mousse en la base y reservamos en la nevera.

Cuando la mousse tenga consistencia podemos poner por encima más mermelada.

Aroa I.M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *